Sobre los límites del humor

El humor tiene límites. Nos guste o no, tiene límites. Esa justificación contemporánea de que todo se puede justificar si era con fines humorísticos es, cuando menos, errónea. El ejemplo más sencillo y cotidiano es el acoso escolar. La finalidad del mismo no es reivindicar derechos estudiantiles ni nada por el estilo. Ni es un egocentrismo absoluto por parte del acosador. La finalidad es humor. La finalidad es reírse a costa de una persona por cualquier motivo. Eso es humor, también.

De la misma forma, las redes sociales tienen, literalmente, alcance mundial. No estás susurrándole a un amigo un chiste negro que, al final, y por el anonimato del “me lo contó un amigo” se acaba perdiendo la autoría se mantiene en un “hay que ver, qué malaje es quien se lo inventó”. Cuando dices algo en las redes sociales, tienen tu nombre y tus apellidos, y lo gritas a los cuatro vientos. Cualquier persona de cualquier parte del mundo puede leerlo sabiendo quién ha sido. Y, consecuentemente, esas palabras pueden ser el equivalente del detonante del acoso escolar que comentaba antes.

Por supuesto, tampoco es que ahora tengamos que mantener una perfecta etiqueta. Sencillamente que seamos conscientes del alcance y el impacto real de las palabras, de la misma forma que se haría en un entorno público. Si quieres gritar en público reiteradamente que deseas la muerte de alguien, en ese caso, por muy ocurrente que sea la forma de decirlo, no sería de extrañar que esa persona se sintiera amenazada y, consecuentemente, quiera denunciar.

Así que, a lo que iba en un primer lugar, y para ser concisos, el humor tiene límites. La verdad, como persona, no sabría decir cuáles con precisión, pero creo que, cuando menos, en los mínimos del respeto.

Una nueva pieza musical

Tras unos meses de inactividad, tanto de mantenimiento del blog como de escritura y de composición por motivos personales, vuelvo a las andadas. Aparte de continuar escribiendo carácter a carácter, tal y como anuncié por twitter hace una semana, una idea había rondado mi mente en forma de melodía, y finalmente he tenido el tiempo suficiente para darle forma y subirla a Soundcloud, como las demás.

Es una pieza exclusivamente para piano que he titulado “La caída de un héroe”. Como todas hasta el momento, está inspirada en un pasaje de “Los Hijos del Árbol”. Espero que os guste.